sábado, 18 de septiembre de 2010

Niños de Camboya













Pol Pot había muerto hacía apenas un año y en los pueblos se veía a mucha gente con muletas; eran los efectos de los millones de minas antipersona enterradas en el barro. Minas que no entendían nada de caída de dictadores ni acuerdos de paz y seguían funcionando igual que el primer día. Los campesinos seguían pisándolas mientras el país empezaba a respirar. Y en medio de ese lento resurgir, lo máximo para un niño era tener una bicicleta que compartir.

1 comentario:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
TONI

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

José
Ramón...